He tenido un accidente de tráfico, ¿cómo debo actuar?
Abogados en Sevilla, Despachos de abogados en Sevilla, que hacer en caso de daños en un accidente de trafico,como actuar en caso de accidente de tráfico, Abogados en Sevilla de derecho bancario. abogado en aevilla de hipoteca. abogados en sevilla expertos en hipoteca. abogados en Sevilla de cláusula suelo. abogados en sevilla,abogados en sevilla de divorcio.
Abogados en Sevilla, Despachos de abogados en Sevilla, que hacer en caso de daños en un accidente de trafico,como actuar en caso de accidente de tráfico, Abogados en Sevilla de derecho bancario. abogado en aevilla de hipoteca. abogados en sevilla expertos en hipoteca. abogados en Sevilla de cláusula suelo. abogados en sevilla,abogados en sevilla de divorcio.
16786
post-template-default,single,single-post,postid-16786,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.6.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

He sufrido daños en un accidente de tráfico ¿qué debo hacer?

abogados-en-sevilla

03 Feb He sufrido daños en un accidente de tráfico ¿qué debo hacer?

Es consecuencia inherente a la mayoría de accidentes de tráfico que del mismo se deriven distintos tipos de daños y por distintas causas o motivos.

Los daños que pueden sobrevenir serán bien de índole físicos o psíquicos, también conocido como lesiones, o bien de índole material, entre los que se encuentran los daños sufridos en nuestro vehículo. Ambos tipos de daños pueden concurrir conjuntamente.

En cuanto a los motivos o causas del accidente podemos catalogarlas en dos grupos, aquellos que derivan de culpa de alguno de los conductores, o aquellos otros que derivan de una causa fortuita.

Ocurrido el accidente, lo primero que debemos hacer será firmar el parte amistoso de accidente entre los conductores involucrados. En este caso, si las partes llegan a un acuerdo, las compañías asumirán la responsabilidad en función a la culpabilidad de los intervinientes.

Tras el acaecimiento del accidente y la comunicación del siniestro a tu compañía deberás de ponerte en contacto con tu abogado. No olvides que aunque muchos seguros de responsabilidad civil a terceros poseen cobertura de asistencia legal siempre podrás solicitar que sea un abogado de tu elección quién lleve tu asunto, encargándose tu aseguradora de abonarle su minuta, hasta el máximo del límite de cobertura que en este aspecto ofrezca tu póliza.

En el supuesto de que alguno de los conductores involucrados no desee firmar el parte amistoso deberemos llamar a la Policía Nacional o Guardia Civil quién se encargará de levantar el correspondiente atestado de lo acontecido.

La vía amistosa de negociación no impedirá la posibilidad de que posteriormente, en el caso que no estemos de acuerdo con la indemnización propuesta por la compañía aseguradora contraria, acudamos a la vía judicial.

Por ello, en el caso en que hubiese decidido acudir a la vía judicial, deberá tener presente los plazos de los que dispone para ejercitar la acción. En ambos casos, tanto si la reclamación se decide interponer ante la jurisdicción civil, como si la misma tiene entrada a través de la vía penal, se deberá de ejercitar la acción en el plazo de un año.

El «diez a quo»para el cómputo del plazo de un año empezará a contar en momentos distintos si se trata de una u otra jurisdicción. De este modo, en la vía civil se iniciará el día de acontecimiento del accidente (en caso de daños materiales) o a la fecha de curación de las lesiones(pues es desde entonces cuando se conocerá el quantum de la indemnización), mientras que de tratarse de una reclamación por la vía penal el computo del plazo comenzará el día en que se haya cometido la infracción punible (arts. 131.1 y 132 C.P.), plazo en que se iniciará la prescripción del delito.

La posibilidad de acudir a una u otra vía judicial vendrá determinada por la existencia o no de delito. De este modo, si el accidente hubiese constituido un delito corresponderá la tramitación mediante un procedimiento penal en el que se librará la responsabilidad penal del acusado y se establecerá el monto de la indemnización en función de los daños ocasionados. A modo de ejemplo, la concurrencia de delito se apreciará en los siguientes supuestos: (i) conducción de un vehículo a motor bajo la influencia de drogas tóxicas; (ii) conducción de un vehículo a motor de forma temeraria; (iii) colocación de obstáculos en las carreteras; (iv) derramar sustancias deslizantes; y la más usual (v) cuando se produzca un resultado lesivo. Para que estas lesiones puedan derivar responsabilidad penal será necesario, desde la reforma del C.P. operada por la L.O. 1/2015, que las mismas sean fruto de imprudencias graves o de imprudencias menos graves cuando con ellas se produzca un resultado lesivo de gran entidad. Esto es, que las lesiones sean de las tipificadas en los artículos 149 y 150 C.P. Quedan pues excluidas del ámbito penal, ahora sí, las imprudencias leves o imprudencias menos graves que no alcancen el resultado lesivo exigido.

Por el contrario, cuando lo que se reclame sea responsabilidad civil (por daños físicos, psíquicos y/o materiales) no derivada de delito alguno, deberemos acudir a la vía civil, reclamando los daños en base a la responsabilidad civil extracontractual.

No obstante, la eliminación de los juicios penales de faltas –tras la reforma introducida por la Ley Orgánica 1/2015- no solo ha supuesto que muchos procedimientos se vean abocados a acudir a la vía civil, sino que además ha conllevado un sobrecoste para el reclamante pues ahora, para determinar el alcance de sus lesiones y cuantificarlas, necesitará de un informe pericial que tendrá que abonar de su bolsillo. Peritaje que hasta la reforma del Código Penal 1/2015 venía realizando el Médico Forense del propio juzgado durante la tramitación del procedimiento de faltas.

María Navarro García. Abogada en López de Castro Abogados

@Marnavgar

No hay comentarios

Post A Comment