Suspensión de pago de la pensión de alimentos
16514
post-template-default,single,single-post,postid-16514,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.6.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.6.2,vc_responsive
 

Suspensión de pago de la pensión de alimentos

pension-alimentos-lopez-de-castro-abogados-sevilla

09 Dic Suspensión de pago de la pensión de alimentos

Nuestro Tribunal Supremo hasta hace muy poco se ha mantenido fiel a su propia doctrina del “mínimo vital”, conforme a la cual se impone al progenitor no custodio[1] la obligación de pagar una pensión de alimentos a sus hijos, incluso en aquellos supuestos en los que en base al principio de proporcionalidad el progenitor no disponga de recursos suficientes para atender sin dificultad a dicha obligación. Esta pensión mínima –que suele oscilar entre los 150 y 200 €- pretende garantizar las necesidades básicas de los hijos.

La doctrina del “mínimo vital” se ha venido interpretando de una forma absolutamente imperativa, de manera que, éste deber de los progenitores se ha llegado a constituir como una auténtica obligación natural inexcusable entendiendo que la misma era –y es- parte del contenido de esencial de la patria potestad. Como no podía ser de otra manera, pues, esta obligación paterno-filial está basada en un principio de solidaridad familiar y tiene, incluso, fundamento constitucional en el art. 39.1 y 3 CE.

Sin embargo, el Tribunal Supremo actualmente está suavizando la interpretación de ésta doctrina adaptándose a la coyuntura socio-económica en la que vivimos; pues, desgraciadamente, es bastante habitual que el progenitor no disponga ni de los recursos económicos necesarios para garantizarse a sí mismo una vida digna, circunstancia que en muchas ocasiones ha supuesto que la situación de penuria económica del progenitor se vea agravada por la ejecución forzosa de éste deber o, incluso, que sean los abuelos los que se hagan cargo de la pensión de alimentos de sus nietos trasladándoles la obligación natural dimanante de la relación paterno-filial a éstos.

Como ya anunciábamos, ante estas situaciones el Tribunal Supremo se ha visto obligado a reconocer la cruda realidad de que de dónde no hay, no se puede sacar -a pesar del indudable fundamento de la obligación de alimentos a los hijos- y, en consecuencia, ha matizado la imperatividad de la doctrina del “mínimo vital”. De este modo, en base a lo dispuesto en el art. 152.2 del CC, el Tribunal Supremo argumenta que cuando al progenitor a quien se le reclama carece de ingresos o estos son tan reducidos que no alcanzan a cubrir siquiera sus propias necesidades, que vienen siendo atendidas por sus familiares y/o amigos,en ese caso esa carencia se convierte evidentemente en una causa de fuerza mayor que impide incluso la fijación del denominado mínimo vital, al convertirse en una prestación imposible. De modo que, la falta absoluta de medios económicos determina otro mínimo vital, el de un alimentante absolutamente insolvente, lo que posibilita que en estos casos dónde el progenitor no dispone de capacidad económica alguna se suspenda temporalmente la obligación de prestar alimentos hasta que encuentre mejor fortuna.

Esta nueva matización de la doctrina del “mínimo vital”está imperando ante aquellos supuestos en los que realmente el progenitor obligado al pago carece de ingresos; siendo así, que empieza a ser numerosa la jurisprudencia menor en la que se está acordando la suspensión temporal de la obligación del progenitor al pago de la pensión de alimentos.

Llegado este punto, vemos necesario aclarar que ésta suspensión temporal no supone la exoneración del progenitor de su obligación con sus descendientes; el supuesto anterior constituiría la supresión de la obligación y no cabe ante ningún supuesto. La suspensión temporal, tal y como los Tribunales han establecido, supone que el progenitor no deberá abonar la pensión alimenticia hasta que obtenga ingresos de un trabajo remunerado o sea beneficiario de algún tipo de pensión, subsidio o cualesquiera otras prestaciones, momento en el que volverá a reanudarse la pensión alimenticia establecida.

[1] (que es aquel al que no se la ha concedido la guardia y custodia de los hijos, es decir, el que no convive a diario con éstos)

Laura Isabel Machado Casas. Abogada en López de Castro Abogados

2 Comments
  • abogado especialista herencias alicante
    Publicado a las 15:01h, 07 septiembre Responder

    He leido vuestro post con mucha atecion y me ha parecido didactico ademas de bien redactado. No dejeis de cuidar este blog es muy bueno.
    Saludos

    • Cecilio Martínez
      Publicado a las 11:16h, 12 septiembre Responder

      Gracias por vuestro comentario compañeros. ¡Un saludo!

Post A Comment

X