El último susto.
16708
post-template-default,single,single-post,postid-16708,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.6.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

El último susto

abogados-en-sevilla

21 Ene El último susto

En estos tiempos en los que se encuentra en entredicho la validez de muchas de las cláusulas que las entidades bancarias insertan en los contratos de préstamo, en el post de hoy venimos a advertir acerca de una de ellas, que por su aplicación en el último momento de vigencia del préstamo la llamamos “el último susto”.

Nos referimos a la cláusula de CUOTA FINAL. Dicha cláusula supone el aplazamiento del abono de entre el 20 y el 30% del capital prestado hasta el pago de la última cuota del préstamo, que puede llegar, hasta 30 o 40 años después; además, generalmente dicho porcentaje continúa devengando intereses hasta el final del préstamo, de modo que nos encontraríamos ante un caso de este calibre:

Una persona de unos 30 años solicita un préstamo hipotecario de 100.000€, el mismo contiene este tipo de cláusula, de modo que aplaza el pago del 30% de dicho capital, es decir, aplaza el abono de 30.000€ hasta el momento del vencimiento del préstamo 30 años después, – cuando el cliente tiene 60 años-. Además, dicho importe -30.000€- se verá incrementado con los intereses que haya generado. De este modo, el cliente tras pasar 29 años pagando sus cuotas debe asumir el pago de una SUPER CUOTA.

El problema de este tipo de cláusulas deviene del hecho de la falta de información acerca de las mismas por parte de las entidades crediticias a los clientes, de modo que éstos no conocen dicha cláusula, por lo que el desconocimiento les lleva a confiar en el hecho de que a los 30 años terminarán de abonar su préstamo como lo venían haciendo y cuando llega el momento de abonar la SUPER CUOTA FINAL carecen de las cuantías debidas.

La introducción de esta cláusula en el préstamo conlleva la disminución de la cuantía de las cuotas mensuales, puesto que aplazan hasta la última entre un 20 y un 30% del capital prestado creando en el cliente la falsa ilusión de que las cuotas son menores de lo que realmente son.

Este tipo de cláusulas son abusivas, y por ende nulas, debido a la falta de información al consumidor, ya que  crean una falsa ilusión de que las cuotas del préstamo son inferiores a lo que realmente son y si éste hubiera conocido lo que realmente conllevaba la misma no hubiera suscrito este tipo de préstamo.

Almudena Olivera Romero. Abogada en López de Castro Abogados

Twitter: @AlmuOlivera

 

 

No hay comentarios

Post A Comment