El nuevo delito de ocultación de elementos patrimoniales -
16231
post-template-default,single,single-post,postid-16231,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.6.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

El nuevo delito de ocultación de elementos patrimoniales

ocultación-patrimonio-lopez-de-castro-abogados-sevilla

06 Nov El nuevo delito de ocultación de elementos patrimoniales

Actualmente, en los procedimientos de ejecución de deuda dineraria, en los que el acreedor procede a interponer demanda ejecutiva contra un deudor para intentar conseguir el cobro de la deuda debida, éste se encuentra con grandes problemas a la hora de localizar bienes del deudor susceptibles de embargo. Concretamente, el Tribunal ante el que se tramita la ejecución en el Auto de despacho de la ejecución, en virtud del art. 589 LEC, procede a requerir al deudor a fin de que manifieste los bienes y derechos de su propiedad susceptibles de embargo bajo la amenaza de multa coercitiva en caso de no atender el requerimiento.

La práctica ha demostrado que dicho requerimiento no resulta efectivo para conseguir el fin perseguido –conocer los bienes del deudor- en tanto que en la mayoría de los casos el ejecutado no atiende el requerimiento efectuado, el Juzgado rara vez procede a interponer la multa coercitiva correspondiente y el acreedor/ejecutante no exige que se procedan a interponer dichas multas puesto que, las mismas son de escasa cuantía y difíciles de cobrar por lo que esta sanción es un medio de escasa efectividad para conocer los bienes del ejecutado.

Todo ello, perjudica enormemente al acreedor/ejecutante, pues se ve obligado a invertir mucho tiempo, dinero y esfuerzo en conseguir encontrar bienes del ejecutado para hacer efectivo su derecho de crédito.

Así las cosas, el 31 de marzo de 2015 se publicó en el Boletín Oficial del Estado –B.O.E- la Ley Orgánica 1/2015 de 30 de marzo por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995 de 23 de noviembre del Código Penal –C.P-, la cual entrará en vigor el próximo 1 de julio. Esta nueva reforma del C.P introduce, entre otros, un nuevo tipo penal; el llamado delito de ocultación de elementos patrimoniales, recogido en el nuevo artículo 258 C.P.

El nuevo artículo 258 C.P quedará redactado literalmente:

“Será castigado con pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a dieciocho meses quien, en un procedimiento de ejecución judicial o administrativo, presente a la autoridad o funcionario encargados de la ejecución una relación de bienes o patrimonio incompleta o mendaz, y con ello dilate, dificulte o impida la satisfacción del acreedor.

La relación de bienes o patrimonio se considerará incompleta cuando el deudor ejecutado utilice o disfrute de bienes de titularidad de terceros y no aporte justificación suficiente del derecho que ampara dicho disfrute y de las condiciones a que está sujeto.

  1. La misma pena se impondrá cuando el deudor, requerido para ello, deje de facilitar la relación de bienes o patrimonio a que se refiere el apartado anterior.
  2. Los delitos a que se refiere este artículo no será perseguibles si el autor, antes de que la autoridad o funcionario hubiera descubierto el carácter mendaz o incompleto de la declaración presentada, compareciera ante ellos y presentara una declaración de bienes o patrimonio veraz y completa.”

Este nuevo tipo penal es un gran avance para la efectividad de las ejecuciones judiciales pues ante el requerimiento del Tribunal al ejecutado, ex artículo 589 LEC, el deudor estará obligado a manifestar todos sus bienes, puesto que de otro modo ya no solamente conllevará la posibilidad de imponerle multas sino que cometería el delito tipificado en el art. 258 C.P.

El ejecutado deberá:

  • Entregar una relación completa de todos sus bienes y derechos, especificando sus cargas y gravámenes. Esto evitará que el ejecutante debe invertir tiempo y dinero en buscar bienes del ejecutado en Registros, o mediante Oficios a Hacienda, informes privados, etc.
  • Indicar todos los bienes que utiliza aunque los mismos no le pertenezcan, indicando el título en virtud del cual los disfruta. Esto ayudará, indudablemente, a rastrear de forma fácil y sencilla los bienes del deudor que han podido ser objeto de alzamiento a fin de perjudicar a los acreedores.

El ejecutado que no atienda debidamente el requerimiento judicial, cometerá el delito de ocultación de elementos patrimoniales; concretamente el tipo penal se cometerá cuando:

  • El ejecutado no atienda el requerimiento realizado.
  • Tras haber atendido el requerimiento se descubra que el mismo es incompleto o engañoso.

En conclusión, para que el deudor no incurra en el delito tipificado en el nuevo artículo 258 C.P debe mostrar, en la ejecución, una imagen fiel de todo su patrimonio lo que facilitará, sin lugar a dudas, la efectividad del procedimiento ejecutivo.

Autora: Almudena Olivera Romero.

Abogada

2 Comments
  • josep
    Publicado a las 12:46h, 01 junio Responder

    sirve para ocultación de patrimonio, de cara a evadir impuestos, y a la hora de legar, el heredero universal, obvia hacer mención de dicho patrimonio en sociedades opacas o fiducias?

  • Cecilio Martínez
    Publicado a las 11:24h, 12 septiembre Responder

    Gracias por tu comentario Josep, pero no entendemos muy bien a que te refieres.¿Podrías aclararnos la duda que tienes?
    ¡Un saludo!

Post A Comment