El abogado ante los cambios
16296
post-template-default,single,single-post,postid-16296,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.6.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

El abogado ante los cambios en la profesión

lópez-de-castro-abogados-sevilla

16 Nov El abogado ante los cambios en la profesión

El sector legal está cambiando. Este cambio es constante, casi no nos da tiempo a asimilar un cambio cuando ya se ha producido otro, es el nuevo “status quo” de la abogacía.

En estos últimos años la profesión de abogado ha sufrido un cambio brusco, se ha producido una disrupción en el ejercicio de la abogacía, la irrupción de la nuevas tecnologías ha cambiado la forma de ejercer la profesión. A los pequeños despachos de abogados estos cambios los han cogido por sorpresa y muchos no han sabido adaptarse a la nueva realidad del mercado legal, por este motivo, deben plantearse su situación, su rol en este mercado, y una vez realizado este análisis, podrán llevar a cabo su propio proceso de adaptación al cambio y de esta manera proceder a establecer su propio cambio.

Los pequeños despachos deben de aceptar el cambio producido en el sector y no estancarse, es cierto que el cambio es proceso largo que requiere de un proceso de maduración, y por tanto no puede forzarse, pero si debemos poner todo nuestro empeño en aceptar el cambio producido para empezar cuanto antes a gestionar nuestro propio cambio.

Elisabeth Kübler-Ross diseñó un ciclo de cambio compuesto de cinco fases, que puede ayudar a gestionar este proceso de aceptación –este plan fue ideado en un primer momento para gestionar el duelo de una perdida, posteriormente se adapto para que reflejara las fases de cualquier cambio significativo-.

Las cinco fases de esta teoría son las siguientes:

La Negación: Es la primera fase, la de aturdimiento, nos sentimos incrédulos ante la nueva situación, ante lo ocurrido, en el caso de los pequeños despacho, puede ser, la falta de nuevos clientes, de facturación, el retraso en el cobro, etc… Nos negamos a aceptar esta nueva situación, antes nos sobraban los clientes, no teníamos problemas de cobro, los honorarios no se cuestionaban, todo esto quedo atrás y ahora nos negamos a asumir la nueva realidad.

La Ira: Es el siguiente nivel, aceptamos lo anterior, pero ahora recriminamos a terceros o a nosotros mismo la nueva situación, ¿por qué no nos dimos cuenta antes? ¿por qué los compañeros bajan los precios?, etc…

La Negociación: Esta es la fase, en la que intentamos resolver el problema, asumir el cambio y negociar nuestro nuevo rol en el mercado, a través de esta fase debemos de plantar las bases para gestionar nuestro propio cambio.

La Depresión: Se llega a esta fase, si no nos hemos planteado bien la anterior, o no hemos sido capaces de ver más allá, de entender lo dicho líneas arriba. Todo cambio necesita madurarse en el tiempo, y ello lleva implícito, la constancia, la perseverancia, el esfuerzo, motivación, ilusión, etc.

La Aceptación: Una vez gestionada la desesperanza, la desilusión, el remordimiento, seremos capaces de comprender que se ha producido el cambio que nos afecta, y entonces estaremos listos para preparar nuestro propio cambio.

Estas cinco fases, no se siguen de un modo ordenado, es posible incluso que saltemos de una a otra sin pasar por la previa, o incluso que retrocedamos, pero debemos de pasar por todas para aceptar la nueva realidad.

Una vez aceptada la Nueva realidad, podremos enfocar nuestro esfuerzo, en realizar nuestro propio cambio para adaptarnos a esta Nueva realidad, nuestro cambio debe de provenir de realizar nuestro propio análisis DAFO (Debilidades, fortalezas, Amenazas, Oportunidades) de nuestro despacho, para una vez realizado este, centrarnos en fijar nuestra VISON, MISION y ESTRATEGIA.

Visión = Qué quiero ser

Misión = Conseguir el objetivo

Estrategia = Cómo llegamos al objetivo.

En este punto, es imprescindible saber qué es lo que queremos, que cambio vamos a llevar a cabo en nuestro despacho, lo cual es complejo, y a veces ni lo conseguimos definir bien pero hay que hacer un esfuerzo porque es previo a todo lo demás. Hay que tener claro que vamos a realizar el cambio que nos exige el nuevo mercado legal, ya que si no lo tengo claro, no conseguiré el objetivo y volveré a quedarme estancado, y como hemos manifestado al principio del post, el nuevo status quo no nos dará muchas oportunidades ya acabará devorándonos.

Luis López de Castro Alonso

Director en López de Castro Abogados

No hay comentarios

Post A Comment