En el local que tengo alquilado se infrigen derechos de propiedad intelectual ¿cómo me afecta? -
17766
post-template-default,single,single-post,postid-17766,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.6.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

En el local que tengo alquilado se infrigen derechos de propiedad intelectual ¿cómo me afecta?

propiedad-intelectual

18 Jul En el local que tengo alquilado se infrigen derechos de propiedad intelectual ¿cómo me afecta?

Esta duda surge tras la publicación de la Sentencia de Tribunal de Justicia de la Unión Europea del pasado día 7 de julio de 2016, caso C-494/15 Tommy Hilfiger Licensing y otros, donde un tribunal Praguense ha elevado una cuestión prejudicial en interpretación de la expresión «servicios […] utilizados por terceros para infringir un derecho de propiedad intelectual», que figura en el artículo 11 de la Directiva 2004/48, transpuesta por la normativa nacional, en tanto en cuanto dicha cuestión planteada en el caso L’Oréal y otros (C‑324/09, EU:C:2011:474), el litigio que dió origen a esta interpretación versaba sobre infracciones de derechos de propiedad intelectual en un mercado electrónico.

En este caso los hechos ocurrían en el Mercado denominado «Pražskátržnice» (mercado cubierto de Praga), y subarrienda a comerciantes los diferentes puestos de venta situados en dicho mercado. Los contratos de arrendamiento celebrados con estos comerciantes les imponen la obligación de respetar la normativa que regula sus actividades. Además, se les entrega un folleto redactado en checo y vietnamita, con el título «Aviso a los vendedores», que subraya que la venta de falsificaciones está prohibida y puede conllevar la resolución del contrato de arrendamiento del puesto de venta.

Las demandantes en el litigio principal fabrican y distribuyen productos de marca. Tras haber observado que en este mercado cubierto de Praga se vendían falsificaciones de sus productos, interpusieron una demanda ante el Městskýsoud v Praze (Tribunal municipal de Praga), solicitándole, en particular, que ordenara al arrendador:

– que se abstuviera de celebrar o prorrogar contratos de arrendamiento de puestos de venta en dicho mercado cubierto con personas cuyo comportamiento hubiera sido objeto de una resolución firme judicial o administrativa declarándolo constitutivo de infracción o riesgo de infracción de los derechos conferidos por las marcas mencionadas en la demanda;

–  que se abstuviera de celebrar o prorrogar estos contratos cuando sus cláusulas no incluyeran ni la obligación del comerciante de abstenerse de infringir los derechos de propiedad intelectual de las demandantes en el litigio principal ni la cláusula según la cual Delta Center puede resolver el contrato en caso de que se infrinjan estos derechos o exista un riesgo de infringirlos, y

– que, en ciertos supuestos descritos por las demandantes, presentara sus excusas por escrito y publicara un comunicado, a su costa, en el periódico Hospodářskénoviny.

El Tribunal Supremo checo elevando la cuestión al Tribunal de Justicia de la UE se preguntaba si puede considerarse que el arrendatario de un mercado cubierto que pone a disposición de operadores individuales espacios para la instalación de puestos es un intermediario cuyos servicios son utilizados por un tercero para infringir un derecho de propiedad intelectual, en el sentido del artículo 11 de la Directiva 2004/48.

Para lo que el Alto Tribunal comunitario ha sido tajante: SÍ. Con independencia de que se trate de comercio electrónico o comercio tradicional, el concepto de «intermediari[o] cuyos servicios hayan sido utilizados por terceros para infringir un derecho de propiedad intelectual», a efectos de dicha disposición, incluye al arrendatario de un mercado cubierto que subarrienda los diferentes puestos de venta situados en dicho mercado cubierto a comerciantes, algunos de los cuales utilizan su puesto para vender mercancías que constituyen falsificaciones de productos de marca.

Por tanto, parece que la referida resolución abre las puertas a que sea el arrendador el que responda ante las marcas que ven infringida su obra. Habrá que ver cómo se resuelve la cuestión en otros casos que se planteen.

 Juan Carlos Guerrero Marín | Abogado en López de Castro Abogados.

Juan Carlos en Linkedin: Juan Carlos Guerrero Marín

Juan Carlos en Twitter: Juan Carlos

 

No hay comentarios

Post A Comment