Derechos de los pasajeros de avión en el marco de la UE
16622
post-template-default,single,single-post,postid-16622,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.6.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Derechos de los pasajeros de avión en el marco de la Unión Europea

abogados-consumidores-sevilla

13 Ene Derechos de los pasajeros de avión en el marco de la Unión Europea

Desde la Unión Europea se ha pretendido armonizar los derechos que tienen los pasajeros de avión para garantizar un mínimo de protección en todos los Estados Miembros. Este mínimo se ha garantizado a través del Reglamento (CE) No 261/2004 del parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de febrero de 2004, por el que se establecen normas comunes sobre compensación y asistencia a los pasajeros aéreos en caso de denegación de embarque y de cancelación o gran retraso de los vuelos, entre otras disposiciones.

Se podrán beneficiar de lo dispuesto en este reglamento tanto los pasajeros que partan de un Estado Miembro, como aquellos que partiendo de un tercer país tengan como destino un Estado Miembro cuando la compañía con la que vuelen sea de un país de la UE, o de Islandia, Noruega o Suiza.

Como anunciábamos, el reglamento regula los supuestos de denegación de embarque y de cancelación o gran retraso de los vuelos; si bien, nos centraremos en el régimen referente a la cancelación del vuelo.

Por cancelación debe entenderse la no realización de un vuelo programado y en el que había reservada al menos una plaza. En consecuencia, estaremos ante un vuelo cancelado cuando el vuelo no llegue a salir o cuando éste se interrumpa durante el trayecto.

Ante tal circunstancias, según el Reglamento, el transportista[1]debe reducir los trastornos y molestias que ocasiona a los pasajeros la cancelación de un vuelo. A fin de alcanzar este objetivo, debe inducirse a los transportistas aéreos a informar a los pasajeros de las cancelaciones antes de la hora de salida prevista y ofrecerles, además, un transporte alternativo razonable, de modo que los pasajeros puedan optar por otra solución. De este modo, se obliga a la compañía aérea a compensar a los pasajeros si no hacen lo anterior, excepto en el caso de que las cancelaciones se produzcan debido a circunstancias extraordinarias que no hubieran podido evitarse incluso si se hubieran tomado todas las medidas razonables.

En todo caso, los pasajeros cuyos vuelos queden cancelados han de tener la posibilidad de obtener el reembolso de los billetes o un transporte alternativo en condiciones satisfactorias, y deben recibir atención adecuada mientras esperan un vuelo posterior.

Ésta atención adecuada, justifica la obligación del transportista de cubrir los gastos de manutención o alojamiento, si fuera necesario, así como las llamadas telefónicas, de los pasajeros. Por ello, recomendamos a los pasajeros que pidan factura de todos los gastos que la cancelación les generes a los efectos de posteriormente reclamarlos.

Además, dependiendo de la naturaleza de la cancelación se podrá reclamar una indemnización a la compañía.

En este sentido, debemos aclarar que la cancelación puede ser justificada o injustificada, privando el carácter de justificada del derecho a reclamar una indemnización a la compañía.

Se entenderá por justificada la cancelación cuando la cancelación se deba a circunstancias excepcionales o cuando se informe al pasajero con la siguiente antelación:

  • Un mínimo de dos semanas de antelación con respecto a la hora de salida prevista.
  • Entre dos semanas y siete días siempre que ofrezca al pasajero un transporte alternativo que le permita salir con no más de 2 horas de antelación y llegar a su destino final con no más de 4 horas de  retraso respecto a su vuelo original
  • Menos de 7 días, siempre que ofrezca al viajero un transporte alternativo que le permita salir con no más de 1 hora de antelación y llegar a su destino final con no más de 2 horas de retraso respecto a su vuelo original.

Fuera de esos supuestos, la cancelación se entiende como injustificada y, en consecuencia, genera un derecho a reclamar una indemnización, que varían en función de la distancia del trayecto y el destino:

  • En vuelos de hasta.1500 km, 250 euros
  • En vuelos entre 1.500 y 3.500 km, 400 euros
  • Vuelos intracomunitarios de más de 1.500 km, 400 euros
  • Vuelos de más de 3.500 km, 600 euros

Asimismo, vemos necesario aclarara, que la solicitud de la indemnización anteriormente expuesta es compatible con cualquier indemnización que el pasajero quiera solicitar por los daños y perjuicios causados.

 [1]Se entiende por transportista aéreo, toda empresa de transporte aéreo que posea una licencia de explotación válida.

Laura Isabel Machado Casas. Abogada en López de Castro Abogados.

Linkedin: es.linkedin.com/in/lauraisabelmachadocasas

Twitter: @lauraimachado.

No hay comentarios

Post A Comment