Coworking: Funcionamiento y Responsabilidades contractuales
17913
post-template-default,single,single-post,postid-17913,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.6.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.6.2,vc_responsive
 

El Coworking: Responsabilidades, funcionamiento y condiciones contractuales

Abogados en Sevilla, abogado laboralista Sevilla, colegio de abogados, abogado divorcio Sevilla, divorcio express, herencias en Sevilla, divorcio Sevilla, web de abogados, abogacía,despachos de abogados en Sevilla, abogado penalista, honorarios abogados, abogados criminalistas, despacho jurídico, bufete jurídico, despachos abogados Sevilla, abogados preferentes, abogados de divorcio,

05 Oct El Coworking: Responsabilidades, funcionamiento y condiciones contractuales

En primer lugar, antes de entrar en el grueso del asunto, debemos hacer una somera definición de coworking. Cuando hablamos de coworking nos referimos a un novedoso modelo de trabajo que permite a emprendedores, sobre todo, a profesionales de Internet y autónomos de todo tipo, compartir un mismo espacio de trabajo, y con ello, además de la infraestructura, unos servicios básicos.

A tenor de lo anterior, se dilucida que no estamos hablando solo de un espacio cuantificable en metros cuadrados, sino que su valor añadido reside en que ofrece un conjunto de elementos operativos como pueden ser el mobiliario de oficina, conexión eléctrica, internet, línea telefónica, así como el acceso a servicios comunes periféricos, esto es, fax, impresora, escáner, etc. No obstante, el uso de los mismos puede verse condicionado, supeditándolo a horarios o precio añadido que elevarán la tarifa o renta del coworking. Asimismo, uno de los servicios con más reclamo en este sistema es el acceso a espacios comunes, es decir, salas de reuniones o juntas, instalaciones de comida, salas de espera…

¿Cuáles son los beneficios que reporta el modelo de coworking?

El coworking pretende dar respuesta a los novedosas e incipientes necesidades del mercado de trabajo, por un lado, la necesidad de todo emprendedor de encontrar un espacio de trabajo, y de otro, la de reducir costes, puesto que un espacio de coworking es más asequible que el alquiler de un local propio.

Sin duda, el mayor atractivo del coworking descansa en la sinergia generada fruto de la interacción entre los distintos profesionales, ya que se fomenta la colaboración en los distintos proyectos, se facilita el intercambio de conocimientos y se presta una mayor cobertura a las variopintas necesidades  de los clientes.

En este orden resulta conveniente plantearnos ¿Cuáles son las implicaciones legales del coworking? ¿Qué tipo de contrato lo articula?

Si el concepto de coworking es un modelo en creciente expansión y constante crecimiento, ni que decir tiene que no es una materia pacífica y la regulación del mismo, aún lo es menos. Visto así, son muchos los juristas que mantienen una disyuntiva entre configurar el coworking como un contrato de arrendamiento de local, y otros, como un contrato de servicios.

Alejándonos de un enfoque  purista, desde López de Castro Abogados, apostamos por la integración de un contrato mixto que aúne los aspectos propios de un contrato de arrendamiento parcial de local de negocio junto con aquellas particularidades inherentes al contrato de servicios, toda vez que nos encontramos ante un contrato atípico, pues está desprovisto de regulación legal alguna.

No obstante lo anterior, todos queremos saber a qué atenernos, cuáles son las reglas del juego, así ¿Cuál ha de ser el contenido de todo contrato de coworking? ¿Cuáles son las particularidades del mismo?

                Sirva como premisa que se ha de especificar expresamente que nos encontramos ante un contrato de coworking, así como incluir, entre otros, los siguientes aspectos:

  • Es preciso definir el alcance de los servicios ofrecidos y contratados, puesto que la gran mayoría de los espacios de coworking ofertan una amalgama de servicios de gran variedad que van desde la conexión a internet, servicios de almacenamiento de datos en plataformas virtuales, uso de salas comunes…
  • TARIFA Y FORMA DE PAGO.– Toda vez que es una fórmula en la que encuentran cabida múltiples y variados servicios, el precio se verá modulado en proporción a los mismos.
  • – Habida cuenta de que el sistema de coworking presume de dotar de libertad a todos los emprendedores que encuentran en él su espacio de trabajo, traduciéndose en un horario predispuesto en función a la facultad de auto-organización de los mismos, que no puede verse mermada por la arbitrariedad en la apertura y cierre del centro.
  • DURACIÓN.– La periodicidad de los mismos es variable, puede ser diaria, semanal, mensual, etc.

En este orden, resulta recomendable, cuanto menos, incluir las penalizaciones por desistimiento anticipado del contrato, así como una garantía que responda frente a los daños ocasionados por un mal uso de los servicios o mobiliario por parte del coworker, así como por el incumplimiento del contrato.

  • Va de suyo, en lo concerniente a las obligaciones de las partes, decir que en este sistema de trabajo la discreción y confidencialidad pueden verse en entredicho, debido a la facilidad en el acceso a la información de los demás coworkers.
  • SECCIONES DEL COWORKING O PUESTOS DE TRABAJO.– Es conveniente negociar la posibilidad, o no, de cambiar de puesto de trabajo entre los coworkers, así como la responsabilidad del coworker de todo invitado, proveedor o cliente que visite el espacio.
  • NORMAS DE FUNCIONAMIENTO.– Resulta interesante regularlas en un Anexo que acompañe al contrato, si no queremos que el clausulado contractual se convierta en una especie de compendio de buena conducta que relegue a un segundo plano la relación económica que ha de primar entre las partes.

Toda vez que nos enfrentamos a un modelo de trabajo novedoso, y por ende, carente de regulación legal, será la integración de mano de los profesionales del Derecho la que ha de ir forjando la operatividad del sistema de coworking, dando respuesta a las peculiaridades y potenciales problemas que pueden generarse mediante un clausulado contractual que prevea tales contingencias de forma satisfactoria.

Ejemplos: En España hay más de 500 espacios, sólo en Barcelona hay más de 100. Puedes obtener más información en: http://coworkingspain.es/ para Madrid o Barcelona, o en Sevilla ejemplos como http://workincompany.com/

Adjuntamos de forma gratuita, por si lo deseáis un modelo de contrato para articular el acuerdo de trabajo dentro de un espacio de coworking: Modelo de contrato

¿Te ha resultado útil el artículo? Anímate a dejarnos un comentario con tus dudas 😉

Ana María Macho Verdugo | Abogada en López de Castro Abogados Sevilla

Saber más de Ana en Linkedin

Abogados Sevilla, Abogado laboralistas Sevilla, Despachos de abogados en Sevilla.

 

Tags:
No hay comentarios

Post A Comment

X