La incesante lucha contra las cláusulas abusivas bancarias
16806
post-template-default,single,single-post,postid-16806,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.6.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Cláusulas bancarias declaradas abusivas y por ello nulas.

abogados-en-sevilla

09 Feb Cláusulas bancarias declaradas abusivas y por ello nulas.

Hace poco hemos conocido una de las últimas sentencias del Tribunal Supremo donde el Alto

Tribunal declara la abusividad de varias cláusulas insertas en contratos bancarios,

concretamente nos referimos a la Sentencia no 705/2015, de 23 de diciembre, resultado de los

recursos interpuestos, por la entidad Banco Popular y BBVA, contra la sentencia dictada el 26 de

julio de 2013 por la Audiencia Provincial de Madrid.

En esta sentencia el Tribunal Supremo declara abusivas y por ello nulas, las siguientes cláusulas:

1.­ Cláusula suelo: el tribunal viene a reiterar su jurisprudencia acerca de este tipo de cláusulas,

declarándolas abusivas por su falta de transparencia. Jurisprudencia que se inició con la

sentencia de 9 de mayo de 2013 y que ya ha sido reiterada en diversas ocasiones.

Además, el Tribunal Supremo declara el efecto de cosa juzgada en esta materia sobre las

cláusulas suelo de BBVA (art. 222 LEC), es decir, que dicho tribunal ya ha declarado en diversas

ocasiones la nulidad de las cláusulas suelo de dicha entidad, resultando innecesario volverlo

hacer puesto que le resulta de aplicación lo declarado en las sentencias dictadas anteriormente.

2.­ Interés de demora de los préstamos hipotecarios: respecto a esta cuestión la sentencia

declara su abusividad lo que conlleva su nulidad, sin que resulte posible el recálculo de dichos

intereses de demora a tres veces el interés legal del dinero como pretenden las entidades

bancarias.

El Tribunal Supremo viene a dejar claro, en base en la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de

la Unión Europea que si una cláusula es abusiva, es nula, de modo que debe ser eliminada

completamente del contrato.

Ahora bien, pese a este pronunciamiento inicial que nos llevaría a la consecuencia lógica de que

declarado abusivo el interés de demora, no se devengará ningún interés puesto que el préstamo

se encuentra vencido, el tribunal reitera su jurisprudencia declarando que deja de aplicarse el

interés de demora, pero continúa aplicándose el interés remuneratorio. Cuestión que resulta muy

importante para los deudores hipotecarios, pues, aunque se declare abusivo y nulo el interés de

demora de su préstamo verán como la deuda no deja de crecer hasta el pago completo, en tanto

continuarán generándose intereses.

Otra consecuencia de la nulidad de la cláusula de interés de demora es la nulidad de la cláusula

accesoria a ésta que establece que los intereses de demora que se generen se capitalizarán y

generarán nuevos intereses. La nulidad de esta cláusula se debe a que la misma es accesoria de

la cláusula de interés de demora, por lo que la abusividad y nulidad de la cláusula principal

(interés de demora) conlleva la nulidad de la cláusula accesoria (capitalización de los intereses

de demora).

3.­ Vencimiento anticipado: aunque dicha cláusula puede ser válida en algún caso; si la misma

establece que la entidad puede dar por vencido el préstamo ante cualquier tipo de impago o

incumplimiento por parte del prestatario dicha cláusula es abusiva y por ende nula puesto que

deja su aplicación e interpretación al arbitrio de la entidad bancaria prestamista.

Ahora bien, la nulidad de esta cláusula no conlleva que la entidad bancaria no pueda dar por

vencido anticipadamente el préstamo ante el incumplimiento reiterado y grave del deudor,

cuestión que deberán valorar los tribunales caso por caso.

4.­ Cláusula que impone todos los gastos derivados del préstamo al consumidor: el

Tribunal Supremo declara que dicha cláusula es abusiva y por ello nula, y desgrana todos los

gastos derivados de dicho contrato y el porqué de su abusividad:

­ Gastos de notaría y registradores: dicha estipulación es nula puesto que la normativa

reglamentaria que regula los honorarios de Notario y Registrador permite que dichos gastos se

distribuyan entre la entidad bancaria y el consumidor.

­ Gastos tributarios: resulta nula puesto que existiendo tributos que deben ser abonados por la

entidad bancaria imponer dicho pago al consumidor y prestatario contraviene dicha normativa.

­ Gastos por seguro de daños: su estipulación es válida, pero resulta innecesaria ya que recoge

una obligación legal.

­ Gastos pre­procesales, procesales y honorarios de Abogado y Procurador: esta cláusula

establece que dichos gastos serán en todo caso a cargo del consumidor, resultando abusiva y

por ello nula, debido a que contraviene las normas legales en la materia, establecidas en la Ley

de Enjuiciamiento Civil e infringe la ley de protección de los consumidores y usuarios (art. 86

TRLGDCU y art. 8 LCGC).

5.­ Cláusula que prohíbe el destino profesional o empresarial del bien hipotecado: esta

cláusula estipula que el bien que se hipoteca solo puede ser utilizado por el consumidor y

prestatario como vivienda habitual sin que pueda destinarlo a ningún tipo de actividad

empresarial o profesional sin autorización de la entidad bancaria.

El Tribunal Supremo advierte que aunque esta cláusula podría ser válida en algunos casos, si se

encuentra redactada de forma amplia, general e indeterminada resulta abusiva ya que su

aplicación e interpretación queda al arbitrio de la entidad bancaria.

6.­ Por último, esta sentencia declara la nulidad de la cláusula del servicio de contratación

telefónica de BBVA, que establece que el contrato se formaliza de forma telefónica sin

necesidad de otro tipo de aceptación, es decir, sin necesidad de firmar el contrato, y declara que

el cliente recibe las cláusulas de dicho contrato. Esta cláusula es nula debido a que contraviene

el art. 17 de la Ley 22/2007, que regula la contratación por vía telemática.

En conclusión, esta sentencia del Tribunal Supremo supone un paso más en la lucha contra el

uso de cláusulas abusivas por parte de las entidades de crédito, aunque también muestra el largo

camino que nos queda por recorrer en esta materia.

Almudena Olivera Romero. Abogada en López de Castro Abogados

No hay comentarios

Post A Comment