El TJUE vuelve a decir NO a las cláusulas abusivas
16946
post-template-default,single,single-post,postid-16946,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.6.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.6.2,vc_responsive
 

El TJUE vuelve a decir «NO» a las cláusulas bancarias abusivas

tjue-no-clausulas-bancarias-abusivas

26 Abr El TJUE vuelve a decir «NO» a las cláusulas bancarias abusivas

En los últimos años, se han sucedido las sentencias del TJUE que resuelven asuntos en aplicación e interpretación de la normativa europea de protección de los consumidores contra el uso de cláusulas abusivas por parte de los profesionales. Los continuos pronunciamientos del tribunal europeo han ayudado a clarificar las obligaciones de los Estados miembros de la Unión, así como las consecuencias de su aplicación, encontrándonos cada vez “más cerca” del objetivo de dicha normativa: eliminar el uso de cláusulas abusivas por parte de los profesionales.

Una de las obligaciones de los Estados miembros de la Unión, y más concretamente de los tribunales de justicia nacionales, es la valoración de la posible abusividad de las cláusulas insertas en los contratos celebrados entre profesionales y empresarios de oficio, sin necesidad de solicitud alguna de ninguna de las partes litigantes.

En el caso de España el TJUE ha declarado en varias ocasiones la no adaptación de nuestro Derecho a la normativa europea debido a la imposibilidad de nuestros tribunales de entrar a valorarla posible abusividad de las cláusulas insertas en los contratos, como por ejemplo: en el caso del procedimiento monitorio o en el caso del procedimiento de ejecución hipotecaria.

La cuestión, aunque cada vez más clarificada, no se encuentra, a día de hoy, ni mucho menos zanjada, como así lo demuestra el último pronunciamiento del TJUE al respecto. Concretamente, el TJUE ha dictado sentencia el pasado 21 de abril de 2016, en el asunto C-377/14 Ernst Georg Radlinger y Helena Radlingerová / Finway A.S, por la que declara, nuevamente, la obligación del juez nacional de entrar a valorar la posible abusividad de las cláusulas de un contrato,celebrado entre un profesional y un consumidor, del que tenga conocimiento, de oficio, y sin que dicha obligación pueda verse afectada por la normativa nacional del Estado de que se trate (en el caso República Checa).

Concretamente, en este último pronunciamiento el TJUE reitera la obligación del juez nacional de examinar de oficio la posible abusividad de las cláusulas de los contratos de los que tenga conocimiento, incluso, como es el caso enjuiciado, en los procedimientos concursales.

Este último pronunciamiento del TJUE se une a la larga lista de los últimos años y deja constancia del camino que queda por recorrer para conseguir el objetivo fijado por el Derecho Europeo: acabar con el uso de cláusulas abusivas por parte de los empresarios.

La normativa europea de protección de los consumidores frente al uso de cláusulas abusivas data de 1993, su objetivo no ha variado desde entonces y 23 años después, nos encontramos que poco nos hemos acercado al mismo, y más aún cuando los Estados miembros no han traspuesto debidamente la normativa europea a su ordenamiento jurídico, lo que está provocando la modificación de los mismos a través de la jurisprudencia del TJUE y la jurisprudencia nacional que aplica la anterior, lo que supone un gran error, pues se deja en manos de los jueces y tribunales la labor de legislar, en lugar de juzgar, pues deben adaptar el ordenamiento jurídico que deben aplicar a la normativa europea debido a la incapacidad, incompetencia o simple dejadez de los legisladores nacionales, lo que unido a la ambigüedad o indeterminación del término cláusula abusiva está provocando una gran inseguridad jurídica, pues la posible valoración de la cláusula, la declaración de abusividad o no, las consecuencias de su abusividad,… todo dependerá del juez o tribunal que enjuicie el asunto concreto de que se trate existiendo tantos criterios como jueces y tribunales nacionales, sin que nuestros legisladores muestren intención alguna de clarificar la cuestión.

Almudena Olivera Romero. Abogada en López de Castro Abogados

@AlmuOlivera

 

No hay comentarios

Post A Comment

X