Cláusula suelo, control de transparencia, y el no consumidor.
17048
post-template-default,single,single-post,postid-17048,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.6.1,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Cláusula suelo, control de transparencia y el no consumidor.

clausula-suelo-abogados-en-sevilla

13 Jun Cláusula suelo, control de transparencia y el no consumidor.

Tras la sentencia de nuestro Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013, por la que se declaró la falta de transparencia de las cláusulas suelo, las reclamaciones de los prestatarios contra las entidades bancarias para la eliminación de dicha cláusula se han sucedido.

Pese al intento de nuestro Alto Tribunal de clarificar las incertidumbres que provocaba la posible nulidad o no de las cláusulas suelo, la materia no quedó, ni mucho menos, zanjada.

La principal problemática surgida tras la famosa sentencia de 2013 ha sido acerca de la posible devolución de las cantidades abonadas indebidamente por los prestatarios, cuestión que, aún hoy, se encuentra pendiente de resolver ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Por otro lado, otra de las controversias que se ha manifestado en nuestros tribunales es:

¿A qué prestatarios se les aplica el doble control de transparencia? ¿Influye la condición de consumidor o no consumidor para poder aplicar el control de transparencia?

Durante estos últimos años han existido pronunciamientos judiciales diversos, por un lado los que no admitían el control de transparencia en aquellos contratos en los que el prestatario carecía de la condición de consumidor y aquellos otros que, pese a que el prestatario no fuera consumidor, han declarado la nulidad de la cláusula suelo inserta en el contrato.

Esta discusión ha llegado a nuestro Tribunal Supremo quien se ha pronunciado al respecto en su sentencia nº 367/2016, de 3 de junio, concluyendo que el control de transparencia en abstracto no resulta aplicable a los contratos celebrados entre empresarios, sino solo aquellos celebrados entre empresarios y consumidores.

El doble control de transparencia se divide en: control de inclusión y control de transparencia en abstracto.

El control de inclusión, deviene del art. 5 y 7 de la Ley de Condiciones Generales de la Contratación y fija los requisitos necesarios para que un profesional incluya condiciones generales de la contratación en sus contratos. En esencia supone que las cláusulas sean claras, sencillas, concretas y legibles. Lo cual, en el caso de los contratos bancarios se cumple cuando la entidad cumple los requisitos exigidos por su normativa de transparencia bancaria, es decir, informar al cliente, entregar el folleto informativo, la oferta vinculante…

Este primer control resulta de aplicación para cualquier contrato en el que se utilicen cláusulas generales de la contratación, lo que supone, en lo que respecta a los contratos bancarios, que la entidad de crédito debe cumplir los requisitos exigidos por su normativa de transparencia con todos los clientes, independientemente, si son o no consumidores.

El control de transparencia en abstracto otorga una mayor protección y es el que en virtud de la última sentencia de nuestro Tribunal Supremo, solo resulta aplicable a los prestatarios que sean consumidores, ya que su fundamento deviene de la normativa nacional y europea de protección a los consumidores, el cual consiste, no solo que las cláusulas contractuales deben ser claras, comprensibles y legibles, sino que, además, el consumidor medio debió tener suficiente información para tener un conocimiento real y efectivo de cada cláusula contractual.

En conclusión, este último pronunciamiento de nuestro Tribunal Supremo viene a aclarar que el control de transparencia que realizó a las cláusulas suelo en 2013 se aplica exclusivamente a los contratos entre empresarios y consumidores, de modo que si el prestatario no es consumidor, deberá defender sus derecho a través del control de inclusión –Ley de Condiciones Generales de la Contratación-, a la normativa de transparencia bancaria y a las normas generales de derechos y contratos del Código Civil y Código de Comercio, pero NO a la normativa de protección de los consumidores, pues sino es consumidor la misma no le resulta de aplicación.

Almudena Olivera Romero|Abogada en López de Castro Abogados

https://twitter.com/AlmuOlivera

https://es.linkedin.com/in/almudena-olivera-romero-0430b9111

No hay comentarios

Post A Comment